Con el fonendo en la mochila

En la era de la globalización, con la facilidad para viajar a otros países, conocer nuevas culturas y distintas situaciones socio-sanitarias, nace esta sección con el objetivo de dar a conocer las experiencias de residentes de Pediatría, que han salido del país para ampliar sus conocimientos médicos en un contexto diferente al nuestro. Una herramienta de ayuda para todos aquellos que se planteen realizar algo similar.

Información del rotante

  • Nombre: Aida López de Pedro.
  • Email: aida.lopezdepedro@gmail.com.
  • Hospital de Origen: Hospital Universitario Ramón y Cajal.
  • Subespecialidad pediátrica (si aplicable): Cuidados Intensivos Pediátricos.
  • Año de residencia en el que se realizó la rotación externa: R4.
  • Duración de la rotación externa (meses): 3 meses.

 

Cuestionario

1. ¿Dónde has realizado tu rotación? ¿Por qué elegiste ese hospital?

Realicé mi rotación en el Departamento de Cuidados Intensivos Pediátricos del Boston Children’s Hospital (BCH) en Massachusetts, Estados Unidos, perteneciente a la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. Dentro de este departamento, la mayor parte de mi rotación se desarrolló
en la UCI médico-quirúrgica, que dispone de treinta camas en las que ingresan pacientes pediátricos críticos procedentes de todo el país, así como trasladados desde diferentes puntos del mundo.

Desde hacía mucho tiempo, quería realizar una rotación en Estados Unidos para conocer sus métodos de trabajo, recursos y programas formativos de gran renombre. El BCH era la mejor opción para hacerlo, ya que tiene una de las UCIs pediátricas con mayor volumen del mundo. Además, esta Unidad es una de las que más pacientes trata con oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO) en el país, con más de
sesenta casos de niños tratados con esta terapia al año. Por último, en la UCI existe un programa pionero de aprendizaje basado en la simulación de situaciones de emergencia en el que participan todos los miembros del equipo en la que estaba muy interesada.

2. ¿Cómo conseguiste la rotación? ¿Qué documentos o trámites tuviste que realizar?

Gracias a la Fundación Garrido-Lestache que me otorgó la II Ayuda a la Formación Especializada fue posible la realización de esta rotación.
En primer lugar, la Fundación contactó con el centro que me concedió la rotación y, posteriormente, me ayudó con todos los trámites administrativos y gestiones relacionados con la misma.
En segundo lugar, me ayudaron económicamente tanto con el coste del viaje, así como con los gastos  erivados de la propia rotación.

3. Una vez iniciada la actividad asistencial, ¿cuál
fue tu grado de participación?

La rotación que realicé fue en carácter de Observer, por lo que no tenía responsabilidad directa sobre el paciente. No obstante, formé parte de los diferentes equipos que conformaban la Unidad, que siempre mostraron interés y tuvieron en cuenta mi opinión acerca de los diversos casos clínicos que manejaban.

Asimismo, estaba implicada en todas las actividades docentes que se realizaban para los residentes de la Unidad. Esto incluía desde: charlas enfocadas al manejo del paciente crítico, sesiones sobre los pacientes ingresados, talleres para la realización de técnicas (ventilación, intubación, canalización de accesos venosos centrales) y realización de supuestos clínicos de simulación, dos o tres veces a la semana, en los
que participaba como un residente más.

4. ¿Se fijaron unos objetivos docentes prestablecidos antes de tu llegada? ¿Se realizó una evaluación de tu labor al final de la rotación?

Previo a mi salida, se fijaron los objetivos docentes de mi rotación con mi tutor y la Unidad de Docencia del Hospital Universitario Ramón y Cajal. Una vez llegué al BCH, la responsable de mi rotación me ofreció la oportunidad de explicarle cuáles eran mis objetivos y sobre qué temas preferiría profundizar durante esos meses. De este modo, me concertaron citas con los diferentes expertos para poder ampliar
mis conocimientos en algunos campos como: el manejo del paciente neurocrítico, las complicaciones de los trasplantes de progenitores hematopoyéticos o la ECMO.
Al finalizar mi rotación, me entregaron un certificado y una carta describiendo las actividades que había desempeñado.
Sin embargo, no están autorizados para entregar una evaluación de la rotación, ya que refieren que es complicado evaluar al gran número de Observers que reciben sin que ellos hayan
prestado actividad asistencial.

5. Resume brevemente los conocimientos/ habilidades adquiridas

En primer lugar, al poder realizar simulaciones con el equipo de alta tecnología del que disponían en este hospital, me ha permitido mejorar en la organización de equipos en situaciones críticas y aprender o revisar, de forma práctica, el tratamiento agudo de muchas de las patologías más frecuentes en la UCIP.

En segundo lugar, he podido valorar como se trabaja en un Servicio diferente del mío. He visto cómo se organizaba la UCI, las labores del personal, la forma de visitar a los pacientes o de tratar a sus familias. Además, he podido comparar los protocolos de actuación en enfermedades comunes en Cuidados Intensivos Pediátricos con los que se aplican en España.

Por último, esta rotación me ha permitido ver pacientes con patología poco habitual, ya que es un centro de referencia a nivel mundial, destacando enfermedades de tipo hematológico o inmunológico que precisaban trasplante de progenitores hematopoyéticos y post-operatorios de neurocirugía y cirugía
reconstructiva de malformaciones cráneo-faciales.

6. ¿Cambiarías algo relacionado con tu rotación?
En caso afirmativo, ¿qué cambiarías?

Me gustaría que fuese más sencillo para los médicos extranjeros la participación en la actividad asistencial en los hospitales estadounidenses. El aprendizaje es mayor cuando es uno mismo el que se encarga de forma directa del paciente. No obstante, reconozco que este aspecto depende del sistema
sanitario de Estados Unidos y es difícil modificarlo.

7. Puntúa del 1 al 10 (equivaliendo 1 a una
puntuación muy mala y 10 a una puntuación muy
buena):

• Enseñanza: 10.
• Supervisión: 8.
• Grado de aprendizaje: 10.
• Puntuación global: 9.

8. ¿Esta rotación ha cambiado tu práctica médica?

¿Ves posible aplicar dichos conocimientos de regreso en tu hospital o en tu futura práctica
profesional?
Esta rotación ha repercutido gratamente en mi práctica médica, proporcionándome una visión más organizada de las situaciones críticas en pediatría y potenciando el trabajo en equipo. Además, me ha aportado conocimientos acerca de otras estrategias diagnósticas y terapéuticas diferentes a las que se usan en España y que opino podrían ser de gran utilidad en nuestro medio, así como fácilmente aplicables.
De este modo, espero que todo lo que he aprendido durante estos tres meses me sirva para aplicarlo de vuelta en mi hospital y, por supuesto, a lo largo de mi carrera profesional.

9. ¿Pudiste implicarte en alguna actividad más allá de la asistencia (docencia, sesiones clínicas, investigación…)? En caso afirmativo, ¿puedes explicarnos qué tipo de actividad?

Como ya he destacado, la docencia fue uno de los puntos fuertes de mi rotación, pudiendo asistir a múltiples clases magistrales, tanto del BCH como de la Universidad de Harvard, sesiones clínicas, de  orbimortalidad, bibliográficas y de investigación y participar en varios talleres.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.